Viernes 21 Febrero 2020

Autoridades vigilantes ante terremoto en el Caribe

Martes 28 de enero, 2020

Los efectos del sismo ocurrido la tarde de este martes 28 de enero, con magnitud preliminar de 7.3 en el Mar Caribe, no representa peligro para Nicaragua, así lo informaron las autoridades del Sistema Nacional para la Atención Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred) y el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

La información del sismo ocurrido a eso de la 1:10 de la tarde cerca de las costas de Jamaica y Cuba fue confirmada por el Centro de Vigilancia de Tsunamis para Centroamérica quienes junto a SINAPRED, descartaron peligro de alerta de tsunami para la Costa Caribe de Nicaragua.

“Lo importante es que estemos pendientes. Es de preverse que puedan darse réplicas de tal manera que no podemos bajar la guardia, estar atentos, cualquier situación que se presente nosotros vamos a informar y vamos a estar manteniendo la comunicación con los compañeros del Caribe por cualquier situación”, refirió el Doctor Guillermo González, Ministro Director de SINAPRED.

Las olas generadas por el sismo fueron de 30 centímetros según el registro, “así es que no son capaces de provocar daños en infraestructuras, pero de cualquier manera aquí lo importante es estar atentos por cualquier situación que se presente en el futuro”, comentó.

El Dr. Emilio Talavera, del Centro de Advertencia de Tsunamis del Ineter señaló que al momento de recibir la información la magnitud preliminar fue de 7.3 grados en la escala Richter.

“Este evento debió haber sido fuertemente sentido en el área epicentral. Nosotros lo recibimos e informamos directamente a nuestras autoridades”, comentó.

Al mismo tiempo confirmó que se trató de un evento tsunami genético, que fue superficial y generó en el área cercana a Jamaica olas con alturas de 3.6 metros “lo que sí confirma que hubo un tsunami”, precisó.

“Para nuestras costas en el Caribe la más importante son Bilwi, Bluefields, Corn Island, en estas áreas la batimetría de nuestro fondo marino es muy superficial”, recalcó.

“Lo que significa que tendríamos para este evento afectaciones muy bajas de olas de tsunami, ya nosotros hicimos la simulación para este evento y nos arrojan amplitudes menores de los 18 milímetros de amplitud, por tanto, no hay ninguna posibilidad de que se produzcan efectos a las infraestructuras o a las embarcaciones que se encuentra en las zonas costeras de éstas comunidades”, añadió.

El origen del terremoto fue diferente a los que ocurren en el Pacífico (zona de contacto entre placas Coco- Caribe), este se generó entre la placa Norteamérica y la placa Coco “es de origen deformante, es muy diferente, no es vertical el moviente lo cual nos favorece un poco a los efectos del tsunami” destacó el experto de INETER.